Slide background

Todos los sueños nacen de un momento único de inspiración, pero algunos solo pueden hacerse realidad gracias a la inquebrantable tenacidad de los soñadores. Así sucedió con Bodega del Fin del Mundo: nuestra bodega nació de la mano del visionario Julio Viola, quien concibió la creación de un nuevo polo vitivinícola y decidió apostar por las riquezas de los nuevos terruños patagónicos.

Fin Del Mundo fue la pionera en San Patricio del Chañar, inaugurando la producción de vino en esta zona privilegiada.

En 2009 la familia Viola se asoció a Eduardo Eurnekian, uno de los empresarios más importantes de latinoamérica, y desde entonces ambas familias trabajan para llevar los vinos de la Patagonia a todo el mundo.

Elaboramos extraordinarios vinos que subliman la esencia de la Patagonia, una tierra que es reconocida por su belleza en el mundo entero.